martes, 26 de febrero de 2013

¿Por qué febrero tiene 28 días?

Siempre me ha parecido curioso que los meses del año tuviesen distinto número de días, unos 30, otros 31... Pero más curioso aún me parece el caso de febrero, el mes más corto del año. A diferencia de todos los demás sólo tiene 28 días, 29 si es bisiesto. ¿Y a qué se debe este hecho? ¿Por qué febrero se nos queda tan corto? Parece ser que esto tiene una explicación.

El mes de los 28 días
Antiguamente el calendario no era tal y como lo conocemos hoy en día sino que tenía 10 meses de 36 días cada uno más 5 días que se añadían al finalizar el año para celebrar las fiestas. El año comenzaba el mes de marzo de manera que septiembre era el "séptimo" mes, octubre el "octavo", noviembre el "noveno" y diciembre el "décimo". De ahí sus nombres.

Sin embargo en tiempos de Julio César se llevó a cabo una reforma en el calendario de manera que pasó a tener 12 meses de 30 o 31 días cada uno, incorporando al final del año dos meses más: enero y febrero. Así los meses impares tendrían 31 días (marzo, mayo, julio, septiembre, noviembre y enero) y los pares tendrían 30 (abril, junio, agosto, octubre y diciembre). Febrero, que era el último mes, se quedaría solo con 29 días para obtener los 365 días que tiene el año.


Pero ahí no acaba la historia. Julio César tuvo pudo elegir un mes en su honor y se quedó con el quinto, pasando así este a llamarse julio. La misma oportunidad se le brindó a su hijo adoptivo Cayo Julio Cesar (Augustus), eligiendo en este caso el sexto mes, por lo que pasó a llamarse agosto. Sin embargo, este mes sólo tenía 30 días (a diferencia de los 31 que tenía julio) y esto suponía cierta inferioridad para Augustus, por lo que le quitaron un día al último mes, febrero, pasando así a tener éste solamente 28 días.



Tras esto también se alteró los días del resto de meses ya que quedaban tres meses seguidos con 31 días (julio, agosto y septiembre) así que decidieron que septiembre tendría 30 días, octubre 31, noviembre 30 y diciembre 31.

Años bisiestos
Otro aspecto a corregir fue el desfase entre el año solar y el año cronológico, por lo que se creó el año bisiesto. Cada cuatro años se suman las horas necesarias para añadir otro día más al mes de febrero teniendo así 29 días los años bisiestos.

A este calendario se le conoce como calendario juliano.

Posteriormente, el Papa Gregorio XIII promovió la modificación del calendario dando lugar a la organización de los meses tal y como los conocemos hoy en día, siendo enero el primero y diciembre el último (calendario gregoriano).

Cuando trabajamos con niños podemos observar que normalmente a todos les cuesta mucho recordar si el mes en el que estamos tiene 30 o 31 días (muchas veces también a los adultos). Para que nunca se les olvide l@s maestr@s (y seguramente también madres y padres) utilizamos un método que nunca falla: el de los nudillos de la mano.


Vamos diciendo los meses del año en orden y señalando los nudillos de la mano y los huecos que hay entre cada nudillo. Cuando el mes coincide en nudillo significa que tiene 31 días y si coincide con la zona hundida tendría 30 (a excepción de febrero que como bien sabemos tiene 28). 

Para finalizar, os dejo el enlace a una lista de reproducción que he creado en YouTube con cuatro vídeos con los que podemos trabajar los meses del año con nuestros alumnos. Para acceder a ellos, solo tenéis que hacer click AQUI.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar vuestros comentarios.
Podéis también seguirme en http://twitter.com/isiscerra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...